Gracias

Galletas alinean por la tarde

con una taza de té mente.

Se asegura que la silla opuesta de mía

estaba llena siempre.

 

Y pesa a tus invitaciones a procesiones y operas,

encontré más de la cultura en la sonrisa de tuyo,

tu delantal roso,

o aquella vez se coló una oreja de cerdo en mi sopa.

 

La amabilidad es cuidar

sobre el trivial,

como cortar un hilo flojo

de mis vaqueros.

 

De que fue en tu colección del tejido,

de los cordeles sin olvidado.

El algodón, la tela vaquera, la lana

de las cosas de tus hijos y viajeros.

 

Los tejiste,

con las manos tiernas,

en una manta para el cuarto de huéspedes.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑

%d bloggers like this: